Definiciones
 

Ferropenia 
 

La ferropenia aparece cuando la cantidad de hierro absorbida no es suficiente para satisfacer las necesidades del organismo. Puede deberse a una cantidad de hierro inadecuada en la dieta, a diversas enfermedades que provocan un aumento de la pérdida del hierro o a un uso inadecuado del hierro. Puede considerarse un proceso continuo, que va desde un estado de hierro normal o cercano a lo normal, pasando por la ferropenia sin anemia, hasta su forma más grave, la anemia ferropénica.1,2 Debido a ello, la anemia se suele emplear como un indicador de la ferropenia grave. Sin embargo, en las formas más leves y moderadas de ferropenia, que aún no han repercutido en anemia, los tejidos tienen una falta de hierro y no funcionan correctamente.2 Los términos anemia, ferropenia y anemia ferropénica se utilizan de manera inadecuada como sinónimos.2

Además, la homeostasis del hierro puede verse afectada por algunas enfermedades y por la inflamación crónica, que pueden bloquear la absorción del hierro desde el intestino y su distribución por el organismo. Esta situación puede convertir a la anemia en una enfermedad crónica.3

Fatiga

La fatiga es un síntoma no específico que tiene diversas causas. Se reconoce como un síndrome multidimensional que implica agotamiento físico, cansancio mental y falta de energía.4 Es un problema médico importante, dado que se asocia a una discapacidad comparable a la de los pacientes con enfermedades crónicas5 como la insuficiencia cardíaca crónica, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la artritis reumatoide.4-8 La fatiga puede representar un poderoso efecto adverso sobre la calidad de vida y se considera un fenómeno de dimensiones sociales, fisiológicas y psicológicas muy relevantes.9